5 de junio de 2014

Ni los Cuatro Elementos podrían.

Una gran llamarada avanzaba hacia el rubio cuando un fuerte golpe de viento la desvió. Aryon sonrió mirando a su amigo Shander, le retaba con la mirada. Aryon no estaba muy acostumbrado a pelear, prefería la investigación y la lectura en tranquilidad. Sin embargo, desde que Lyenna se había ido, él se había convertido en su compañero de entrenamiento. Era consciente de que no era tan poderoso como ella, ya que nunca se había puesto a entrenar en serio como hacían Lyenna y Shander, pero se defendía bastante bien de los ataques de su amigo. El fuerte de Aryon siempre fue el saber estudiar a sus contrincantes, ser capaz de saber cómo se movían en pocos minutos y, así, poder prever los ataques del rival.

Shander tampoco estaba en el mejor estado, ya que tenía la cabeza en otro lugar. Desde que Lyenna se fue no podía pensar en otra cosa. Era la vez que más tiempo había estado separado de ella desde que la conoció, era capaz de decir cuánto tiempo había estado fuera, de forma casi obsesiva. Tres meses y doce días, tres meses y doce días sin saber si estaba bien, sin saber qué le estaban haciendo allí y sin saber si el hijo de puta de Shyron le estaba haciendo daño. O algo peor.

Le complicaba mucho la concentración cuando pensaba en ella, más de una vez Aryon aprovechaba eso para atacar y tirar a Shander al suelo, como en aquella ocasión. Después de haber desviado la llamarada del pelirrojo, consiguió lanzar un golpe de viento con la otra mano que derribó a Shander de cara al suelo, después de dar un par de vueltas en el aire. Shander ahogó un grito en la arena antes de darse la vuelta y mirar al cielo.

- Me cago en los Dioses - dijo mirando hacia el cielo - el Fuego no ha estado conmigo esta vez.
- No le eches la culpa al Fuego y ni te atrevas a mencionar al Viento. - le reprochó Aryon acercándose hacia él. - Si no tuvieses la cabeza donde no la tienes que tener, ahora mismo estaría necesitando un poco de agua para quitar quemaduras. - bromeó.
- No me hables de agua, ni de los Aqua, ni del puto gobierno y el ejército. - soltó Shander, escupiendo cada palabra con tono cada vez más cabreado, como cada vez que hablaban de esos temas.
- Tío, ¿sabes todo lo que queda hasta que vuelva? - preguntó el otro - No puedes tirarte un año entero así, pensando en ella en todo momento y dejándome tan fácil que te gane, pensaba que eras un buen luchador. - La mirada asesina que le lanzó Shander le bastó para no seguir por ahí.
- ¿Sabes qué es lo que más me jode?
- ¿Haber sido tú quien la instó a irse? - respondió Aryon con tono de sabelotodo.
- Odio que me conozcas tan bien. - susurra  simulando enfadarse, aunque una sonrisa se muestra en su rostro - Sí, tío, fue la charla conmigo la que la convenció del todo. Podría haberle dicho que se quedase, se hubiese quedado y ahora estaría luchando con ella en vez de contigo. - le miró - Sin ofender.
- No me ofende, tranquilo. - se rió - Entonces, ¿por qué no le dijiste que se quedase?
- No podía, sabía que quería ir. - negó con la cabeza y la agachó, apoyando la frente sobre una de sus rodillas - No me lo hubiese perdonado. - mira a Aryon - además, sabes que no puedo negarle nada. - una sonrisa triste sustituyó a la anterior.
- Eres un puto calzonazos.
- ¡Vete a la mierda! - un grito salió de la boca de Aryon cuando notó que el pelo le empezaba a arder, rápidamente lo apagó con una ráfaga de aire.
- Ahora en serio, hiciste bien, lo que tenías que hacer. - se acercó a Shander y le tendió la mano para ayudarle a levantarse.
- No lo sé, tío, pero como me entere de que ese Shyron le hace daño o algo... - le agarró la mano y se levantó.
- Sabes que no tienes ninguna posibilidad contra él si se emplea a fondo, ¿no? - le reprochó Aryon.
- Ni los Cuatro Elementos juntos podrían conmigo si le hiciesen daño a Lyenna.

2 comentarios:

  1. Miedo me daría entrometerme en una relación entre Shander y Lyenna, la verdad... Aunque tampoco estarse un año esperándola es buena idea... Lo único que puede hacer es intentar pensar lo menos posible en ella, porque preocuparse si no va a tener noticias no va a ser su mejor opción.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el relato! ^^
    Me gusto, besos

    ResponderEliminar